La elegancia está en la calidez. Vestir una mesa para reunir amigos o la familia debe ser un ritual sagrado. Sea una comida íntima y familiar o más elegante y sofisticada.

Los individuales en cualquier ocasión dan el tono que quiere ofrecer el anfitrión. Si la comida es elegante, individuales de lino u organdí clásicos, con servilletas haciendo juego, una porcelana delicada, y un arreglo floral que no tenga olor. No hay mesa que resista a lindos individuales.
Los manteles los sugiero más para eventos informales, en especial cuando no entran todos los invitados sentados a la mesa. Los asistentes pueden elegir dónde situarse y entablar conversación con más personas.

El mantel es algo que se usaba mucho en el pasado y que terminó siendo sustituido por individuales porque perdió practicidad ya que mantenerlo no es fácil.
 .

Los individuales entran en cualquier mesa mientras el mantel, para que quede lindo, tiene que estar hecho a medida con la caída ideal para cada mesa.

Si no contamos con alguna porcelana fina y delicada, damos el toque de color y elegancia con los individuales que pueden ser lisos o coloridos, pero que vistan la mesa con personalidad. Individuales de color, vajilla blanca y un centro de mesa creativo y listo, tenés una mesa encantadora. ¿No tenés un florero? Una canasta de mimbre con follaje de los árboles del parque cierra el escenario.

Recordá que los centro de mesa no deben superar la altura de los ojos para que los comensales se miren con facilidad.

No estoy a favor de los manteles e individuales anti mancha porque siempre tengo la sensación que no fueron pensados para la ocasión y que nunca están totalmente limpios. Individuales para el día a día pueden estar hechos de telas fáciles de lavar que no requieran de mucho mantenimiento y terminás brindando a tu familia o amigos esta sensación que perdura en el tiempo de que las comidas en tu casa siempre fueron lindos momentos compartidos.
Para estas comidas recomiendo individuales de jeans, gabardinas, linos gruesos, arpillera o los platos de sitio que a su vez se pueden usar como individuales.

Los platos de sitio con fundas me encantan porque son multiuso! Para una comida con mucha gente donde no podés recibir a todos sentados, o porque preferís servir solamente empanadas informales, el plato de sitio se usa como bandeja individual para apoyar el plato sentados en un sofá. Muy práctico, divertido y elegante a la vez. También se pueden usar como individuales en un asado, un desayuno, en cualquier ocasión. Si preferís usarlos como tradicionalmente se usan, entonces los usás sobre un individual o mantel y listo. ¡La mesa será única!

Lo divertido es que cambias las fundas y ya tenés un juego de platos de sitio totalmente distintos.

 

línea mesa